Posted by: africanpressorganization | 15 May 2015

A los obispos de la República Centroafricana: En el proceso de transición institucional recordad siempre los valores fundamentales de la justicia, la verdad y la honestidad.


 

A los obispos de la República Centroafricana: En el proceso de transición institucional recordad siempre los valores fundamentales de la justicia, la verdad y la honestidad.

 

VATICAN, Holy See, May 15, 2015/African Press Organization (APO)/ — El papel de la Iglesia en el proceso de reconciliación nacional, la formación cristiana y la profundización de la fe en todos los niveles, la defensa de la familia, como lugar prioritario donde se aprende el perdón y la paz, son los temas centrales del discurso que ha entregado esta mañana el Papa Francisco a los obispos de la Conferencia Episcopal de la República Centroafricana durante la audiencia con motivo de su visita ”ad Limina”. ”Me gustaría que transmitiérais a todo vuestro pueblo el testimonio de mi cercanía -escribe el Santo Padre- Sé los sufrimientos que ha vivido y que todavía vive, así como los innumerables testimonios de fe y fidelidad que los cristianos han rendido al Cristo resucitado en múltiples ocasiones. Me interesa particularmente todo lo que han hecho vuestras comunidades en favor de las víctimas de la violencia y de los refugiados”.

”Vuestra tarea es difícil pero atañe al misterio de Jesucristo muerto y resucitado. -observa el Pontífice- Cuando parecen triunfar el mal y la muerte es cuando emerge la esperanza de una renovación construida sobre Cristo. Cuando el odio y la violencia se desatan, estamos llamados – y encontramos la fuerza a través del poder de la Cruz y la gracia del Bautismo ? a responder con el perdón y el amor. Si, por desgracia, no siempre ha sido así en los recientes acontecimientos que habéis vivido , esto es una señal de que el Evangelio no ha penetrado profundamente en todo el corazón del pueblo de Dios, hasta el punto de cambiar los reflejos y los comportamientos. Vuestras iglesias son de reciente evangelización, y vuestra misión principal es continuar el trabajo apenas comenzado. Pero no os desaniméis por la tormenta que estáis atravesando; al contrario, encontrad, en la fe y la esperanza, la fuente del entusiasmo y del dinamismo”.

La formación cristiana y la profundización de la fe a todos los niveles deben ser para los obispos ”objetivos prioritarios para que el Evangelio impregne de verdad la vida de los bautizados por el bien no sólo de las comunidades cristianas, sino de toda la sociedad centroafricana….Vosotros, hermanos en el episcopado, tenéis que jugar un papel profético insustituible en el proceso de transición institucional en curso, recordando y testimoniando los valores fundamentales de la justicia, la verdad, la honestidad, que son la base de toda renovación, y promoviendo el diálogo y la convivencia pacífica entre los miembros de diferentes religiones y etnias, fomentando la reconciliación y la cohesión social que son claves para el futuro. Estáis llamados a formar la conciencia de los fieles; e incluso la de todo el pueblo, porque vuestra voz es escuchada y respetada por todos. Es así como debéis ocupar el lugar que os corresponde en la evolución actual, evitando entrar directamente en las disputas políticas. Pero, formando y animando a los laicos, convencidos de su fe y sólidamente formados en la Doctrina Social de la Iglesia, a participar en el debate político y asumir responsabilidades ? y éste es su papel – transformaréis poco a poco la sociedad de acuerdo con el Evangelio y prepararéis un futuro feliz para vuestra gente”.

El Papa también hace hincapie en la formación de los seminaristas y sacerdotes y les agradece el testimonio que rinden incluso en las situacions más difíciles y no olvida la importancia de las personas consagradas que viven al lado de las poblaciones afligidas y cuya entrega es digna de elogio.

Por último, habla de las familias, ”que son las primeras víctimas de la violencia y con frecuencia se desestabilizan o destruyen por el alejamiento de un miembro, de un duelo, de la pobreza, de la discordia o de las separaciones… No sólo las familias son el lugar privilegiado para el anuncio de la fe y la práctica de las virtudes cristianas y la cuna de muchas vocaciones sacerdotales y religiosas, sino también el lugar propicio para el aprendizaje y la práctica de la cultura del perdón, la paz y la reconciliación que vuestro país tanto necesita. Es clave que la familia sea protegida y defendida para que rinda a la sociedad el servicio que se espera de ella, es decir, dar hombres y mujeres capaces de construir un tejido social de paz y armonía. No puedo por menos que instaros a prestar a la pastoral del matrimonio la atención que merece, y a no desanimaros ante las resistencias causadas por las tradiciones culturales, la debilidad humana o las nuevas colonizaciones ideológicas que se propagan en todas partes”.

 

SOURCE 

Vatican Information Service (VIS)


Categories

%d bloggers like this: