Posted by: APO | 14 November 2007

Ampliar y sostener el crecimiento en África

 

Ampliar y sostener el crecimiento en África

 

JOHANNESBURGO, 14 de noviembre de 2007 – Numerosas economías africanas parecen haber dado un vuelco favorable y posiblemente estén iniciando un camino de crecimiento económico más veloz y más estable, necesario para reducir los elevados niveles de pobreza, según se indica en la publicación del Banco Mundial titulada Africa Development Indicators 2007 (Indicadores del desarrollo de África 2007, también conocida como ADI), que se ha dado a conocer aquí hoy.

El sólido desempeño económico registrado en todo el continente africano en el decenio 1995-2005 contrasta fuertemente con el colapso del período 1975-1985 y el estancamiento experimentado entre 1985 y 1995. En el ADI se indica que se puede ampliar y sostener este crecimiento de aquí en más incrementando la productividad y la inversión privada. Para lograrlo, hará falta mejorar el clima para los negocios y la infraestructura de los países africanos, así como impulsar la innovación y fortalecer la capacidad institucional.

“Durante el último decenio, África ha tenido una tasa media de crecimiento del 5,4%, a la par del resto del mundo. La capacidad para respaldar, sostener y, más aún, diversificar las fuentes de esos indicadores de crecimiento será crucial no sólo para que África logre alcanzar los objetivos de desarrollo del milenio (ODM), sino también para que se convierta en un interesante destino para las inversiones del capital internacional” sostuvo Obiageli Ezekwesili, vicepresidenta de la Oficina Regional de África del Banco Mundial.

En 2005 (el último año para el cual se brindan datos en el ADI 2007), el desempeño varió considerablemente de un país a otro: desde el -2,2% de Zimbabwe hasta el 30,8% para Guinea Ecuatorial, pasando por nueve países que registran tasas de crecimiento cercanas o superiores al umbral del 7% necesario para una reducción sostenida de la pobreza.

A lo largo de este continuo, los países africanos se clasifican en tres categorías amplias. El primer grupo, compuesto por siete países, abarca las principales economías exportadoras de petróleo del continente, que albergan al 27,7% de los habitantes de la región. El segundo grupo se compone de 18 países (el 35,6% de la población del continente) y muestra un crecimiento diversificado y sostenido de al menos 4%. Por último, el tercer grupo comprende 17 países (el 36,7% de la población total de la región) que se caracterizan por tener escasos recursos naturales, presentar gran inestabilidad, ser propensos a los conflictos, estar saliendo de ellos o aún padeciéndolos o simplemente por estar atrapados en un crecimiento lento de menos del 4%.

La mayor integración con la economía mundial, en particular a través del comercio de exportación, es una característica común a todos los países africanos en los que se registró un crecimiento sostenido. Estos factores, de acuerdo con el ADI, explican en gran medida los niveles totales de eficiencia y los volúmenes de inversión que presentan estos países, comparables con los de India y Viet Nam“, agregó Ezekwesili, quien señaló también que las inversiones totales en África aumentaron del 16,8% del producto interno bruto (PIB) al 19,5% del PIB entre 2000 y 2006.

Según el ADI 2007, en esos países, las políticas han mejorado debido a las reformas emprendidas durante el último decenio. En la actualidad, la inflación, los déficits presupuestarios, los tipos de cambio y los pagos de la deuda externa son más manejables; las economías están más abiertas al comercio y la empresa privada; la gestión de gobierno está mejorando y se lucha contra la corrupción. Esta mejora en los elementos económicos básicos ha contribuido a impulsar el crecimiento pero también -lo que es igualmente importante- a evitar los retrocesos abruptos que se produjeron entre 1975 y 1995.

En el documento se advierte que el crecimiento en África es más volátil que en cualquier otra región. Esa volatilidad, se afirma en el informe, ha desalentado las expectativas y las inversiones.

De acuerdo con el ADI 2007, el haber evitado caídas abruptas en el crecimiento del PIB fue un factor decisivo para la recuperación económica de África. Y así es, fue crucial para los pobres que sufrieron enormemente durante esas caídas“, explicó John Page, economista principal de la Oficina Regional de África del Banco Mundial. “Evitar los retrocesos en el crecimiento es fundamental para acelerar el avance hacia el logro de los ODM en África“.

En el informe se indica que el crecimiento más sólido y diversificado de las exportaciones constituye un elemento fundamental necesario para sostener el crecimiento y reducir la volatilidad. En el estudio se señala con pesar que exportar en África supone costos indirectos más elevados (entre el 18% y el 35% de los costos totales) en relación con los que se registran en China (sólo el 8% del total de los costos). Como resultado, si bien las empresas africanas eficientes pueden competir con las de India o China en lo que respecta a los precios en fábrica, se vuelven menos competitivas debido a los costos indirectos de las operaciones, entre los que se incluyen los de infraestructura, sector identificado en el ADI 2007 como “una nueva e importante limitación al crecimiento futuro”.

En relación con casi todos los grandes indicadores de infraestructura, la región de África al sur del Sahara se encuentra rezagada en al menos 20 puntos porcentuales respecto del promedio de los otros países en desarrollo pobres que también reciben financiamiento de la Asociación Internacional de Fomento, el organismo del Banco Mundial que otorga fondos en condiciones concesionarias. Eso eleva los costos de producción y constituye un obstáculo decisivo para los inversionistas. Se calcula que las necesidades insatisfechas en materia de infraestructura en África ascienden a unos US$22.000 millones al año (5% del PIB), más otros US$17.000 millones para operaciones y mantenimiento.

A pesar del impacto negativo que genera una infraestructura deficiente, 38 países africanos incrementaron sus exportaciones y toda la región experimentó un incremento en el valor de sus exportaciones, que pasaron de US$182.000 millones en 2004 a US$230.000 millones en 2005. Estos aumentos fueron impulsados por los crecientes segmentos de productos no tradicionales (por ejemplo, vestimenta proveniente de Lesotho, Madagascar y Mauricio), la vinculación exitosa entre agricultores y consumidores (como en el caso de la iniciativa que generó el incremento del 166% en las ventas de café ruandés a los Estados Unidos en 2005) y la activa expansión de las exportaciones de buenos resultados (como las de flores cortadas, que en Kenya aumentaron a más del doble entre 2000 y 2005 y convirtieron a ese producto en el segundo en lo que respecta a la generación de ingresos por exportaciones, luego del té).

Con información extraída de la base de datos sobre África del Banco Mundial, la publicación incluye la edición de bolsillo, titulada Little Data Book on Africa (Pequeño libro de datos sobre África), el CD-ROM de Africa Development Indicators 2007 y el nuevo integrante de la serie de productos del ADI, Africa Development Indicators Online (Indicadores del desarrollo de África en línea). ADI Online contiene la base de datos más amplia sobre África, pues abarca más de 1.000 indicadores sobre economía, desarrollo humano, desarrollo del sector privado, gestión de gobierno, medio ambiente y ayuda, muchos de los cuales contienen series cronológicas que se remontan a 1965. Los indicadores se conformaron a partir de una gran variedad de fuentes con el objeto de presentar un panorama amplio del desarrollo en África. En ADI Online se puede consultar el documento completo del ADI, el Little Data Book on Africa 2007, cuadros de datos básicos sobre los países, mapas, recuadros técnicos y análisis de los países.


Categories

%d bloggers like this: